TA IÑ RAKIDUAM WE XIPANTU MEW

Eleonor Huechucura Caro. AD KIMVN.
PUKEM, TEMUKO WARRIA MEW.

La celebración del We Xipantu, es una actividad que año tras año reúne a familias, amigos y dirigentes  para dar inicio a un nuevo ciclo en la naturaleza, sin embargo, no siempre fue así.

Nuestros mayores dicen que antiguamente era una fecha que se esperaba y celebraba compartiendo de forma más familiar, luego desde la década de los 80 algunas organizaciones mapuche, levantan el We Xipantu como un evento con un significado más político, para visibilizar nuestro pueblo, señalando que acá estamos y seguiremos estando. Hoy es una fecha que se ha institucionalizado, lo celebran colegios, universidades y organizaciones mapuche de todo tipo. Si bien han ido adaptándose las formas en que marcamos este hito de la tierra, el sentido y la profundidad siguen siendo el mismo, de renovar nuestro compromiso con la vida y fortalecer nuestra identidad como Pueblo.

Según nuestro recordado longko de la Asamblea Nacional Mapuche de Izquierda, Domingo Marileo, quién tenía un amplio conocimiento de nuestra cultura, mencionaba que es difícil hacer una traducción de lo que significa el We Xipantu en una lengua que es ajena al Mapuche, por la densidad semántica que el concepto We Xipantu involucra. Hecha esta aclaración, señala que “el We Xipantu involucra todo lo existente en la tierra y se refleja en expresiones concretas como el brote de las plantas, la germinación de las semillas y, en el mapuche una gran esperanza de continuar la vida”; también podríamos decir que “el We Xipantu es el despertar de la energía en las personas” y es “a partir del We Xipantu que los días se alargan; kiñe namvn alka o kiñe xekan alka (un paso de gallo al día), decían nuestros mayores”.

“El We Xipantu está ligado a la alimentación, a lo que la tierra produce y/o permite producir; por eso a la ceremonia llegan todos los alimentos de los cuales el mapuche vive; al rewe llegan los mejores comidas para compartir porque se entiende que en ese momento se produce la recarga emotiva de la energía; eso es alimentación”

Nuestros  abuelos, abuelas  nos conversaron que este periodo que se inicia entre el 21 y 24 de junio  es de renovación  de nuestra  mapu,  agradecemos y pedimos a  nuestros ancestros por la armonía y equilibrio del ixofillmongen.

Fachiantu mew tenemos un contexto más complejo, estamos viviendo un weza Kvxan llamado COVID 19, donde nuestros pu lamgen están sufriendo, unos más que otros, porque el sistema que nos oprime por más de 500 años es depredador e inhumano. Distintas estrategias de cuidado ha mostrado nuestra gente, cuidándose  con lawen, con llamados de lonkos a guardar semillas, animales y  alimentos, atentos a lo que sucede pero sin perder los valores como el kelluwvn ka poyewvn (solidaridad y cariño), precisamente se han visto grandes gestos de comunidades y productores, que han donado toneladas de alimento, solidarizando con la gente de las ciudades, ollas comunes o campamentos. Esta pandemia evidencia la pobreza que hay en nuestros territorios, sin embargo se resiste, con la  misma convicción y dignidad que tuvieron nuestros abuelos y abuelas  que se enfrentaron a circunstancias tan difíciles como esta.

Por otra parte la represión a nuestro pueblo no se ha detenido durante esta crisis sanitaria, la violencia contra pu lamgen hortaliceras en las calles de Temuko, la muerte, en extrañas circunstancias, del werken Alejandro Treukil y mientras en todo el mundo se cuestiona el racismo y el abuso de poder a comunidades oprimidas, hoy en Chile somos testigos del racismo judicial hacia los Presos Políticos Mapuche quienes tras 42 días de huelga de hambre en las cárceles de Temuko y Angol, no se han pronunciado a sus justas demandas. No todas las familias pasarán un We Xipantu en tranquilidad, por la digna lucha de defender la tierra, hoy no estamos todos.

Esta pandemia y las revueltas de distintos territorio en el mundo, estaban desde antes señalando la necesidad de cambios, en la relación abusiva con la naturaleza y relación inhumana hacia distintos pueblos. El pueblo Mapuche, así como otros pueblos hermanos, tenemos una historia que nos obligó a ser culturas dinámicas, sin perder del todo elementos de soberanía como en el caso de nuestra alimentación, salud y organización, el desafío es seguir recuperando esos elementos y continuar con ese kimvn heredado.

Pu lamgen fachiantu mew  en este We Xipantu los invitamos a conversar con nuestros chachay, con nuestras papay, se debe escuchar el Gvlam (consejo) de nuestros mayores y participar  con lif piwke (corazón  limpio) para conectarnos con nuestra esencia de ser mapuche en el campo y en la waria, esperamos este nuevo ciclo con la bandera del kvme mongen, que no solo debe ser una esperanza sino una construcción diaria.